Love is in the air

Al contrario que entre la clase política, donde las alianzas son, cada vez más, el último recurso al que agarrarse, parece que en el sector automoción comienzan a florecer los pactos entre los principales fabricantes para optimizar el reto de la electrificación del parque y unir fuerzas de cara a llegar bien posicionados a un futuro tan incierto como apasionante.

 

El penúltimo capítulo, que os contamos el mes pasado, es la posible alianza entre FCA y Renault, con el permiso de sus socios asiáticos (Nissan y Mitsubishi). Aún sin conocer la resolución de esa negociación, surgen nuevos noviazgos y se asientan otros tantos de reciente creación.

Sería imposible mencionar todos, por lo que vamos a seleccionar aquellos más relevantes:

 

PSA ha protagonizado el noviazgo más sonado de los últimos tiempos (que terminó con final feliz): la integración de Opel en el Grupo PSA. Desde ese momento, la compañía francesa se ha convertido en el centro de los focos y sus escarceos recientes con FCA han dado mucho de qué hablar.

Además, tiene una estrecha relación, desconocida para muchos, con la nipona Toyota. Aunque “el acuerdo de los trillizos” parece que tiene fecha de caducidad, recientemente Toyota y PSA han cerrado una línea de trabajo conjunta para el desarrollo de vehículos comerciales.

 

Por su parte, Toyota ha cerrado un acuerdo con su vecina de al lado, Suzuki, para compartir tecnología híbrida y acelerar su expansión en Europa, India y África. Los primeros pasos de esta relación se remontan a hace unos tres años, pero la idea de “aprender los unos de los otros” les ha llevado a un entendimiento cada vez mayor.

 

BMW es una de las compañías más atractivas entre las marcas, sobre todo las exclusivas. Hace unos meses se hacía publico el romance con su archienemiga Mercedes – Benz para liderar la movilidad del futuro, creando 5 plataformas: Reach Now (para servicios multimodales), Charge Now (para servicios de recarga), Free Now (para servicios de taxi), Park Now (para servicios de estacionamiento) y Share Now (para servicio de coche compartido).

Pero su acuerdo con Daimler no termina aquí, pues la alianza que firmaron hace escasos meses también está enfocada en la producción de vehículos eléctricos y en profundizar en la tecnología de conducción autónoma. BMW Group y Daimler tienen una relación abierta donde otros actores del panorama automovilístico. El caso más significativo es el proyecto European Data Task Force que tiene el objetivo de mejorar la seguridad vial en Europa gracias al intercambio de datos y la comunicación entre vehículos. De momento, intervienen BMW, Daimler, Volvo y Ford, aunque no es descartable que se unan próximamente otros “amantes”.

 

Uno de los grandes bombazos del verano es la reciente exclusiva que vincula a BMW con Jaguar Land Rover en el desarrollo de las tecnologías de electrificación del futuro, para impulsar la transición hacia la conducción autónoma, conectada, eléctrica y compartida. De momento, ambas compañías han preferido guardar las distancias, afirmando que el acuerdo está enfocado en compartir los procesos de investigación y desarrollo, la planificación y las economías de escala, aunque luego cada uno las adaptará a sus necesidades y las fabricará de manera individual.

¿Tendrá algo que ver el acuerdo firmado el pasado año entre JLR y Waymo, la tecnología de conducción autónoma de Google?

 

Aunque nos dejamos otras historias de amor, como la relación entre Hyundai y KIA con Rimac para acelerar el vehículo electrificado, o la de la propia KIA con Repsol (wible), no queremos despedirnos sin dar cabida al último gran bombazo: la alianza global entre Ford Motor Company y Volkswagen AG para el desarrollo de vehículos autónomos y eléctricos tanto en Europa como en Estados Unidos. De todas formas, no hay que olvidar que desde principios de año ambas compañías mantienen conversaciones para la fabricación de vehículos comerciales ligeros.

 

A modo de conclusión podríamos decir que el sector se está movilizando y la estrategia a seguir es unirse a sus históricos enemigos. ¿Quizás la amenaza de un nuevo enemigo común les hace unir fuerzas? Parece que la irrupción de nuevos actores, compañías ajenas al sector como Uber, Tesla, Google, Apple o Amazon, está haciendo surgir el amor y estrechar lazos entre los fabricantes tradicionales. ¡Pues que viva el amor! Seguiremos informando

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies