Dónde está escondido el talento?

Oct 27, 2021 | Experiencia de Cliente, RRHH

Tengo un amigo que lo describe muy bien. Dice: “hay personas que nos hacen ganar dinero, negocio y clientes. Hay otras personas que nos hacen perder dinero, negocio y clientes”.

Parece lógico pensar que todas las empresas deberían tener como objetivo buscar y encontrar a esas personas que nos hacen ganar dinero y clientes. Pero no siempre es así. Aunque debería   ser el objetivo de cualquier organización inteligente, no ocurre, en muchos casos, y eso nos hace formularnos la pregunta del millón: ¿por qué pasa esto?, ¿por qué hay empresas que no desean rodearse de los mejores, aún sabiendo el beneficio que les puede reportar?

Hay empresas que no desean tener a personas talentosas porque creen que les pueden causar problemas. Entienden que las personas con talento tienen mayor riesgo de abandonar la empresa y son menos sumisos o más reivindicativos. No es verdad; las personas con talento no son infieles ni problemáticos. Al contrario, son personas colaboradoras y fieles a la organización, pero su nivel asertivo les hace pedir aquello que creen correcto o proponer soluciones de mejora que algunos entienden como críticas.

Hay empresas que creen que no pueden tener a los mejores porque no van a poder pagarles. Tampoco es cierto. Dentro de unos niveles retributivos hay elementos con mucho peso que son herramientas para atraer y retener el talento: proyectos y tareas ilusionantes, flexibilidad laboral, ambiente de trabajo, ubicación y accesibilidad; en general, todo lo que integra el llamado salario emocional.

Hay, sin embargo, muchas empresas, quizás una gran mayoría, que no saben detectar el talento. Porque realmente es muy difícil, si no eres un experto, detectar cuándo estás ante una persona talentosa y cuándo no.

Se hace necesario disponer de mucha información, conocer sus niveles actitudinales, su orientación vocacional, sus motivaciones de logro, disponer de resultados de pruebas psicotécnicas, y valorar algunas otras variables para tener indicios de si estamos o no ante un talento profesional.

Si que os puedo asegurar con total seguridad que, con una simple entrevista personal, es imposible averiguar si estamos o no ante alguien talentoso. Y así estaremos perdiendo tiempo y dinero, y dejando que el talento siga escondido o no llegue a nosotros.

Recordar siempre: el talento nos hará ganar dinero y la falta de talento hará que lo perdamos.