Blog > Recursos Humanos > Este artículo

¿Por qué los mandos intermedios son claves en el cambio?

Ene 20, 2016 | Recursos Humanos

Los mandos intermedios son el elemento clave para conseguir cambios en los equipos y para que éstos se consoliden. Pero también para mejorar los niveles de productividad, la motivación, el sentimiento de pertenencia o la mejora de la satisfacción de los clientes. Conoce, a continuación, la importancia de los mandos intermedios.

Importancia de los mandos intermedios

Parece que está empezando a calar, aunque ha costado mucho tiempo (y esfuerzo) explicar y hacer entender que para poner en marcha proyectos de cambio, cuyo foco de la acción está en el operario, vendedor, etc., hay que contar con la participación activa y el liderazgo claro del mando intermedio. Sin estos agentes, aunque los proyectos tengan un diseño fabuloso y respondan a intereses profesionales de los propios operarios, el fracaso está asegurado. Puede tener más o menos intensidad. Pero los cambios acaban extinguiéndose y volvemos al punto de partida o, incluso, a una situación aún peor.

La experiencia empírica nos dice que, efectivamente, cuando no se cuenta con los mandos intermedios, excepto en la formación, los resultados pueden ser interesantes durante la monitorización pero decaen con mayor o menor intensidad cuando esta fase concluye.

¿Qué podemos conseguir con la complicidad de los mandos intermedios?

Podemos decir, simplificando, que con la complicidad de los mandos intermedios se puede conseguir mucho. Pero sin ella, el fracaso está siempre asegurado. Y es así por las siguientes razones:

1.- Ellos conocen las expectativas personales y profesionales: su vida familiar, sus intereses, su estilo de vida, su nivel de conocimientos, sus escalas de valores personales, su comportamiento natural, etc. Con todo este cóctel es relativamente fácil estructurar modelos de motivación para satisfacer sus expectativas.

2.- Son los que mejor conocen sus rutinas laborales: cómo trabajan, cuáles son sus puntas de rendimiento o de absentismo, como aplican los procesos. De modo que cuando es preciso incorporar cambios, conocen mejor que nadie las objeciones y resistencias. Y con ellos se puede diseñar, con cierta facilidad, procesos anticipando objeciones y superando resistencias.

3.- En muchos casos se establecen vínculos emocionales: muchas situaciones personales, familiares y emocionales se trasladan al ámbito laboral. Es lo normal, son muchas horas de trabajo hombro con hombro y los aspectos que afectan personalmente es lógico que tengan su continuidad en el trabajo. El mando intermedio es el que mejor conoce emocionalmente a su equipo, a veces incluso aunque no medie explicación alguna.

Con los tres puntos anteriores se puede concluir que es el mando intermedio el elemento principal a la hora de hacer un pronóstico de cómo van a ser aceptados determinados cambios, cuál es la previsión de implantación e incluso el método más eficaz y eficiente de hacerlo. Lo normal, cuando va a ponerse en marcha un programa de cambio o un proyecto de implantación, es que se trabaje con cada jefe de equipo. Veamos, a continuación, algunos ejemplos de mandos intermedios.

Ejemplos de mandos intermedios

Los mandos intermedios ocupan una posición muy importante dentro de cualquier organización. Como ya hemos visto, el perfil del mando intermedio es el de alguien que conoce «como anillo al dedo» su profesión, sector y área de actividad. En definitiva, se trata del motor de la empresa.

Ahora bien, ¿qué profesionales suelen considerarse mandos intermedios? veamos algunos ejemplos:

– Jefe de ventas: encargado de la organización y planificación del equipo de vendedores. 

– Jefe de proyectos: este profesional, por su parte, está enfocado en planificar, ejecutar y monitorizar las acciones que constituyen determinados proyectos.

– Jefe o Delegado de Zona: su principal función es la de representar a la empresa ante los clientes, en una determinada zona geográfica.

– Jefe de Producción: otro ejemplo de mando intermedio relevante es el del jefe de producción, cuya tarea se centra en  coordinar y supervisar las operaciones de la compañía.

 – Encargado: el último ejemplo de mando intermedio es el de encargado, cuyas tareas varían considerablemente dependiendo del sector profesional al que pertenezca.

 

Y estos son solo algunos de los ejemplos más representativos de los mandos intermedios. Que, como hemos recalcado a lo largo de este post, son claves para el correcto cambio y devenir de toda organización.

Esperamos haberte ayudado a conocer la importancia de los mandos intermedios. Y, por supuesto, no dudes en suscribirte a nuestra newsletter para conocer las últimas novedades del sector.

Artículos que te pueden interesar

La dificultad de encontrar talento

La dificultad de encontrar talento

No resulta nada fácil hoy en día encontrar personas talentosas. Entre otras razones porque, en determinados perfiles, la situación es de pleno empleo y eso dificulta mucho las cosas a la hora de atraer personal a procesos de reclutamiento. Una persona joven, de entre...

¿Cuándo es el mejor momento para formar a tus equipos?

El sector automoción está en un momento “raro”. En plena transición de combustibles, con crisis de suministros, problemas de estocaje, una digitalización acelerada de todos los procesos de venta y la previsión de una desaceleración económica cuyo calado y...

La Selección de Personal y el Talento en las Organizaciones

A estas alturas, es bastante evidente que el éxito de cualquier organización depende de la calidad y el talento del personal del que dispone. Por lo tanto, el procedimiento de selección de personal es una de las funciones del departamento de recursos humanos más...